¿Por qué deberías comprar fondos de inversión?

“La complejidad es tu enemiga. Cualquier tonto puede hacer algo complicado. Lo difícil es hacer algo simple”

Richard Branson

En el post anterior, tratamos el desconocimiento de los fondos de inversión (de ahora en adelante, FI) que tienen los españoles. En este post, vamos a demostrar que los fondos de inversión son uno de los instrumentos de inversión más adecuados para la mayor parte de la población española.

¿Qué son los fondos de inversión?

Si buscamos en Google “fondo de inversión” encontraremos muchas páginas que los definen al detalle: objetivo de la inversión, participaciones, partícipes, valor liquidativo del fondo, etc. Debido a esta enorme cantidad de información ya existente, no vamos a describir al detalle qué son y cómo funcionan sino que vamos a explicar porqué debes comenzar a invertir en ellos. Si tras esta lectura te parecen un vehículo de inversión a tener en cuenta, te recomiendo que leas esta entrada de Enrique Roca en Rankia donde explica al detalle todos los conceptos que rodean los fondos de inversión (FI, a partir de ahora).

Las grandes cualidades de los FI son:

  1. Diversificación
  2. Reducción de la carga fiscal
  3. Optimización del ratio rentabilidad/trabajo

Veamos a qué nos referimos.

1. Diversificación

La diversificación mediante FI tiene dos grandes beneficios: Simplicidad y ahorro de costes operativos

Simplicidad

Mediante la la participación en un FI podemos repartir la inversión de una pequeña cantidad de dinero en cientos de empresas diferentes. Como vemos, la compra de un fondo nos permite poseer acciones de cientos de empresas diferentes.

Este hecho es análogo a la compra de acciones de esas empresas una a una. Sin embargo, esta solución tiene dos grandes inconvenientes.

  1. Necesitaríamos una cantidad de dinero mayor ya que adquirir al menos una acción de todas y cada una de las empresas será mucho más costoso que comprar una participación de un fondo compuesta por la misma cartera de empresas.
  2. El tiempo empleado en adquirir una participación de un FI será muchísimo menor respecto a la compra de cientos de acciones. Además, cuando en un futuro ajustemos nuestra cartera, será más sencillo mover participaciones entre dos fondos diferentes que realizar la operativa de compra/venta entre todas las acciones que componen nuestra cartera.

Ahorro de costes operativos

Como vimos en el punto anterior, la inversión diversificada basada en acciones es compleja y require más tiempo que la inversión basada en FI. A estos dos problemas se le añade un tercero. Los costes operativos provocados por las comisiones de compra/venta aplicadas por nuestro broker así como los comisiones de custodia de los valores comprados.

Ojo! Estos costes existen también en los FI y se tienen en cuenta a la hora de calcular los gastos corrientes del fondo. Sin embargo, se reducen drásticamente al ser repartidos entre todos los partícipes del fondo.

2. Reducción de la carga fiscal

Habitualmente, el pequeño ahorrador únicamente se preocupa de la rentabilidad de los productos que contrata. Pocas veces presta atención a los impuestos que paga. Los impuestos suponen una lacra para el crecimiento de tus ahorros. Sobre todo en el medio-largo plazo. Veamos un ejemplo.

Supongamos que la persona A invierte 1.000€ de un depósito con un rendimiento del 4% anual y lo renueva durante 25 años realizando aportaciones adicionales de otros 1.000€ cada año. Por otro lado, la persona B invierte la misma cantidad inicial (1.000€) en un FI que se revaloriza anualmente un 4% y sigue la misma estrategia de aportaciones durante otros 25 años.

Como vemos en la gráfica, los primeros años la diferencia es insignificante. Sin embargo, a partir del décimo año, el FI empieza a destacar sobre el depósito hasta llegar nuestro horizonte de inversión donde el FI se proclama claro ganador por una diferencia de 10.000€!

Comparativa del interés compuesto de los fondos de inversión y los depósitos

Interés compuesto: Depósito vs Fondo de inversión

¿Cuál es la razón de todo esto? Los impuestos. El depósito ha de abonar de forma anual el IRPF correspondiente a los intereses generados. Sin embargo, el fondo está exento de esta tributación hasta que la retirada de los fondos del depósito.

Algunos dirán que esto es un simple diferimiento fiscal y, tarde o temprano, deberemos pasar por caja para abonar a Hacienda lo que corresponde. Este razonamiento es correcto si no seguimos la estrategia adecuada. Pero, ¿qué estrategias tenemos a la hora de retirar los fondos?

  1. Reembolso total de la inversión: Sacaríamos todo nuestro dinero del FI. Aplicando los tramos actuales de IRPF, pagaríamos unos 9.500€. Efectivamente casi toda la ventaja obtenida desaparecería.
  2. Reembolso parcial de la inversión: El FI nos permite sacar parte de nuestro dinero y mantener el resto invertido. Esta segunda estrategia es muy superior fiscalmente hablando ya que el IRPF se aplica únicamente sobre la ganancia de las participaciones vendidas. Imaginemos un nuevo ejemplo. la persona A invierte 10.000€ en un depósito al 5% y la persona B invierte la misma cantidad en un FI con una revalorización anual del 5%. Al acabar el año, vemos que el depósito pagará 105€ de impuestos mientras que el FI únicamente abonará 5€.
Fiscalidad Depósito
Inversión InicialTAEIntereses brutosIRPF (21%)
10.000,00 €5,00%500,00 €105,00 €
Fiscalidad Fondo
Inversión InicialPrecio ParticipaciónParticipaciones compradasRevalorización del FINuevo Precio Participación
10.000,00 €100,00 €1005,00%105,00 €
ReembolsoPrecio ParticipaciónParticipaciones a reembolsarGanancia BrutaIRPF (21%)
500,00 €105,00 €4,7623,81 €5,00 €

Otra ventaja fiscal de los FI es la capacidad de transferir dinero entre diferentes FI sin abonar un sólo euro a las arcas de Hacienda. Este aspecto es fundamental cuando veamos más adelante cómo mantener nuestra cartera de fondos de inversión acorde a nuestro perfil inversor.

Moraleja: siempre debemos aprender de quienes más saben. En este aspecto, los propietarios de grandes fortunas son unos expertos. Estas personas son frecuentemente criticadas por disponer de vehículos de inversión como las SICAV. Las SICAV son los fondos de inversión para de las grandes fortunas (artículo). Como pequeños ahorradores, no podemos crear nuestra propia SICAV ya que no contamos con el capital necesario. Sin embargo, sí podemos contratar fondos de inversión y beneficiarnos de los atractivos fiscales compartidos entre SICAV y fondos de inversión.

3. Maximizar el ratio rentabilidad/tiempo

En muchas profesiones se calcula el ratio €/hora para saber el valor de nuestro trabajo en el mercado. Para nuestros ahorros, seguiremos el ratio rentabilidad/tiempo. Buscaremos obtener la mayor rentabilidad dedicando el menor tiempo posible.

Mediante el uso de fondos de inversión, podremos crear una cartera de inversión correctamente diversificada en menos de una semana y con un mantenimiento anual de una hora. Todo ello sin preocuparnos sobre los vaivenes de los mercados o de los pronósticos del gurú de turno. Modo piloto automático.

Resumen y conclusiones

Los fondos de inversión son uno de las mejores herramientas de inversión que tienen disponibles los ahorradores a día de hoy en el mercado español. Para el inversor medio, su sencilla operativa, capacidad de diversificación y ahorro de costes los sitúan un peldaño por encima de la inversión directa en acciones o bonos.

Sin embargo, como veremos más adelante, no es oro todo lo que reluce. El mercado de fondos de inversión es muy grande y esa sencillez de la que presumen puede desaparecer cuando nos enfrentamos a fondos cuyas estrategias de inversión distan mucho de ser triviales o recomendables para el inversor.

Para acabar, un pequeño adelanto del próximo post y sobre qué tipo de fondos contratar para mantener la sencillez y el ahorro de costes de los FI: Fondos Indexados.

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!
Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *