Las cuatro (malas) excusas para no comenzar ya a invertir

“El 99% de los fracasos proviene de gente que tiene el hábito de inventarse excusas”

George Washington

Cuando hablo sobre invertir a personas con poco conocimiento y experiencia, habitualmente percibo un rechazo frontal al término “inversión” y a todo lo que le rodea. Algunas de las respuestas más habituales son:

  1. “Yo es que de eso de invertir no sé nada”
  2. “Me gustaría invertir pero no tengo tiempo”
  3. “Eso de invertir es para ricos”
  4. “Soy muy conservador y con poco me conformo”

Todas estas respuestas son excusas que nos ponemos para evitar un problema que no queremos afrontar: aprender a gestionar nuestro dinero.

Si te ves representado por alguna de estas frases, en el artículo de hoy vamos a ver cómo dejarte de excusas, quitarte la venda de los ojos y tomar de una vez por todas el control de tu dinero.

Continúa leyendo

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!
Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

Desmontando los costes de los fondos: Los ratios (3/3)

“Prefiero estar aproximadamente acertado que precisamente equivocado.”

John Maynard Keynes

En los artículos anteriores vimos que los fondos de inversión tienen una gran variedad de comisiones y gastos.

Con el objetivo de facilitar la toma de decisiones al pequeño inversor, a lo largo de los años los organismos reguladores han ido definiendo una serie de ratios que resuman todos estos costes. En el caso europeo, la Unión Europea ha sido la encargada de definir dichos ratios. Primero, a través del Comité Europeo de Reguladores de Valores (CESR) y, después, mediante la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA).

En el artículo de hoy veremos cuáles son estos ratios, qué incluyen, cómo se calculan y cómo conocerlos.

Continúa leyendo

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!
Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

Desmontando los costes de los fondos: Los gastos (2/3)

En la primera parte de esta serie de artículos vimos las comisiones que debemos pagar como partícipes de un fondo de inversión. Sin embargo, estos no son los únicos costes que debemos soportar cuando invertimos a través de un fondo de inversión.

Los fondos de inversión, igual que los inversores particulares, tienen unos gastos asociados a su operativa diaria. Además, al ser instituciones de inversión colectiva, tienen otros gastos adicionales. Tanto los gastos operativos como los gastos propios del fondo son sufragados entre todos sus partícipes.

Aunque existen ciertos gastos fijos que no pueden ser evitados ni reducidos,  existen otros cuyo tamaño dependerá, en gran medida, del tipo de fondo contratado y de la preocupación del gestor por cuidar a sus partícipes.

En el artículo de hoy veremos cuáles son estos gastos y cómo saber si el gestor del fondo está cuidando nuestro dinero.

Continúa leyendo

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!
Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

Desmontando los costes de los fondos (1/3): Las comisiones

“La mayoría de fondos de inversión están más interesados en cobrar comisiones que en obtener una buena rentabilidad a sus inversores”

David Swensen

Una de las virtudes del buen inversor es conocer en profundidad los productos en los que invierte. En este sentido, los costes son uno de las aspectos que debemos analizar antes de contratar cualquier fondo de inversión. Lamentablemente, esta es una de las características más ignoradas por la mayoría de personas que se inician en el mundo de la inversión.

Mientras que la rentabilidad pasada no nos dice gran cosa sobre el comportamiento futuro de un fondo, los costes son un factor fundamental. Diferencias aparentemente sutiles a los ojos del inversor inexperto pueden ser críticas a largo plazo.

Como se trata de un tema bastante largo, he decidido dividirlo en tres partes:

  1. Las comisiones
  2. Los gastos
  3. Ratios para conocer el costes globales de un fondo

En esta primera parte veremos qué tipos de comisiones hay, cómo se aplican y cuáles son sus valores máximos según la ley.

Continúa leyendo

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!
Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail