Estatua del emperador estoico Marco Aurelio

5 lecciones estoicas para ahorrar más e invertir mejor

“Hace falta toda una vida para aprender a vivir.”

Séneca

En la antigüedad, el mundo era un lugar incierto y peligroso. Una de las formas de sobrevivir era buscar certidumbre. Así, pasamos de cazadores-recolectores a ganaderos-agricultores. Conseguimos asegurarnos comida y no depender del azar para subsistir. Esta búsqueda de certezas se grabó en nuestro ADN. Sin embargo, pese a todos nuestros esfuerzos, seguimos viviendo en un mundo incierto. Y esa incertidumbre nos hace sufrir más de lo necesario.

La filosofía estoica o estoicismo surge en el siglo IV a.C como un conjunto de ideas y ejercicios que nos ayudan a dirigir nuestros pensamientos y acciones para aceptar esa naturaleza incierta del mundo.

Precisamente, uno de los grandes desafíos intelectuales del inversor es esa lucha con la incertidumbre. Cualquier plan de inversión a largo plazo es incierto. Nadie sabe cómo se van a comportar los mercados ni qué va a ser de nosotros dentro de 20, 25 o 30 años.

En el artículo de hoy vamos a ver qué es el estoicismo, cuáles son sus principios fundamentales y cómo podemos adoptar sus lecciones milenarias para ahorrar más y ser mejores inversores.

Continúa leyendo

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!
Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail
Fondos Naranja ING: Leones con piel de cordero

Fondos Naranja ING: Lobos con piel de cordero

“El lobo se vestía con piel de cordero y el rebaño consentía el engaño”

Mary Shelley

ING es uno de los bancos más populares en España y uno de los más valorados entre las personas con cierta educación financiera. Sus logros: eliminar comisiones, ofrecer una operativa on-line sencilla y un servicio de atención al cliente notable. Si a esto le sumamos que las tarifas de su bróker son bastante competentes (que no las mejores), nos encontramos ante una buena opción bancaria.

El problema de ING son sus fondos de inversión. Concretamente, sus fondos indexados. Sin embargo, estos productos suelen ser contratados por los inversores novatos que se comienzan a interesar por la inversión pasiva. La razón, la buena imagen de ING. Como los clientes valoran al banco positivamente, tienden a pensar que todos sus productos son buenos. Esto provoca que contraten sus fondos pensando que su calidad y costes es similar al resto de productos. Este sesgo cognitivo se conoce como “efecto halo” y ha sido ampliamente estudiado en los campos de la psicología y la economía conductual.

En el artículo de hoy, comprenderás por qué los fondos Naranja indexados de ING no son tan buenos como parecen y descubrirás otros productos 100% equivalentes pero más baratos y de mayor calidad.

Continúa leyendo

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!
Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

Guía básica para invertir en ETF: Qué son, cómo funcionan y cuándo escogerlos

“Los ETF son como dar cerillas a un pirómano”

John C. Bogle

Cuando los medios de comunicación hablan de gestión pasiva en muchas ocasiones solo mencionan los ETF como el único vehículo de inversión para exponernos a un índice (noticia, noticia).

Esta falta de precisión no es accidental. La gestión pasiva está de moda e invertir en ETF es más rentable para la industria financiera que los fondos indexados. Si no los utilizas correctamente, los ETF serán un negocio para tu bróker y un agujero para tu cartera.

Invertir en ETF no es la única alternativa de inversión pasiva

Continúa leyendo

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!
Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

Las cuatro (malas) excusas para no comenzar ya a invertir

“El 99% de los fracasos proviene de gente que tiene el hábito de inventarse excusas”

George Washington

Cuando hablo sobre invertir a personas con poco conocimiento y experiencia, habitualmente percibo un rechazo frontal al término “inversión” y a todo lo que le rodea. Algunas de las respuestas más habituales son:

  1. “Yo es que de eso de invertir no sé nada”
  2. “Me gustaría invertir pero no tengo tiempo”
  3. “Eso de invertir es para ricos”
  4. “Soy muy conservador y con poco me conformo”

Todas estas respuestas son excusas que nos ponemos para evitar un problema que no queremos afrontar: aprender a gestionar nuestro dinero.

Si te ves representado por alguna de estas frases, en el artículo de hoy vamos a ver cómo dejarte de excusas, quitarte la venda de los ojos y tomar de una vez por todas el control de tu dinero.

Continúa leyendo

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!
Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail