“La gente subestima la importancia de unas pocas buenas ideas simples. La lección es que unas pocas buenas ideas simples realmente funcionan.”

Charlie Munger

Mi nombre es Alejandro y soy el creador de “Que no te lo inviertan”.

Septiembre del año 2009. Con 22 años recién cumplidos recibo la primera nómina de mi vida laboral. La dependencia económica paterna desaparece y me convierto en dueño de mi vida económica. Sin embargo, un gran poder conlleva una gran responsabilidad….y yo no la tenía.

Mi escasa madurez financiera e inexistentes hábitos de ahorro me conducen a gastar mes tras mes la totalidad de la nómina. Nunca me habían inculcado el sano hábito del ahorro y la inversión. Únicamente trabajar para gastar y divertirme. Mal asunto.

Un buen día, mi cuenta entra en números rojos por un ligero retraso en el cobro de la nómina. No puedo seguir así. Mientras mucha gente de mi edad está estudiando o en el paro por la reciente crisis del 2008, yo soy un privilegiado que malgasta su sueldo todos los meses. Necesito ahorrar y aprender a gestionar mi dinero.

Con este nuevo objetivo, comienzo a interesarme por la economía en general y el mundo del ahorro y la inversión en particular. Empiezo a leer diversos blogs sobre finanzas personales y descubro programas radiofónicos geniales como “La brújula de la economía” de Onda Cero. De este modo ordeno mis cuentas, los ahorros crecen y me familiarizo con términos económicos desconocidos hasta el momento. Pese a todo, a mi puzzle financiero le faltaba una pieza muy importante. Rentabilizar mis ahorros.

Era el año 2011 y la guerra de depósitos estaba en pleno auge. La opción fácil, conservadora y típicamente española estaba clara. Sin embargo, tenía curiosidad por el mundo bursátil. Sentía que estaba a mi alcance aprender sobre ese mundo y así obtener una rentabilidad atractiva. Con esto claro comencé a buscar información por internet. Algunas páginas hablaban sobre análisis fundamental, otros prometían grandes beneficios con el análisis técnico pero ninguna me convencía. Hasta que un día gracias al blog de Antonio Rico encontré una filosofía de inversión que me enamoró. La inversión pasiva.

Tras leer algunas entradas de su blog, lo primero que hice fue comprar uno de los libro de referencia sobre la inversión pasiva, más concretamente sobre la filosofía Boglehead. Devoré el libro en pocos días y rápidamente me di cuenta de que había encontrado la filosofía de inversión que encajaba a la perfección con lo que estaba buscando:

  • Fácil de entender: Mis inversiones replicarían los movimientos del mercado.
  • Fácil de ejecutar: Con sólo unos pocos clicks tendría mi dinero funcionando.
  • Fácil de mantener: Sólo tendría que dedicarle unos minutos al año.

Parecía que estaba todo listo. Tenía el dinero ahorrado y el conocimiento para diseñar y poner en marcha mi cartera pasiva. Sin embargo no era así. Ciertos imprevistos me obligaron a detener mi plan de inversión y esperar una temporada para llevarlos a cabo…

Hasta Septiembre del 2015. 6 años después de ganar mi primera nómina, me había convertido en una persona totalmente diferente. Tenía unos sólidos hábitos de ahorro, una buena cantidad de dinero lista para invertir y todos los problemas anteriores solucionados. De este modo, tras un estudio del mercado de fondos y del diseño de mi cartera, mi ansiado plan de inversión se pone en marcha en Octubre del 2015.

El momento no puede ser mejor. La guerra de depósitos era historia tras la intervención del Banco de España y la sostenibilidad del sistema público de pensiones estaba (y está) en entredicho. Tanto si quería obtener mejor rentabilidad a corto-medio plazo como crear mi propio plan de jubilación privado, había que poner a trabajar mi dinero.

Entusiasmado con mi nueva cartera, comencé a hablar sobre los fondos indexados y la inversión pasiva a mi pareja, amigos y familiares…y me di cuenta que todos ellos estaban en la misma situación que yo 6 años antes. Por un lado, desconocimiento sobre el mundo de la inversión. Por otro lado, escepticismo y miedo hacia toda inversión diferente al depósito o cuenta de ahorro de toda la vida.

Para ayudar a comprender este mundo recomendaba libros sobre inversión pasiva . Sin embargo, todos ellos estaban redactados en inglés y no eran lecturas cómodas para la mayoría. Todas estas personas necesitaban información en español sobre inversión pasiva para poder invertir su dinero de forma simple y con un vocabulario apto para todos los públicos.

Con este propósito arrancó “Que no te lo inviertan”. Espero que lo disfrutes.

Alejandro

Si deseas ponerte en contacto conmigo puedes:

8 comentarios

  1. Hola Alejandro,

    Muy apropiada la cita de Munger… el hombre que hizo un arte del no hacer nada (comprar buenas empresas y simplemente esperar).

    El problema de la falta de educación financiera es crónico en este país y sólo por la vía de autoformación (la comunidad blogger esta ayudando mucho aqui) está mejorando ligeramente.

    Yo también tuve ese momento de iluminación cuando leí el libro de Bogle… que confirmó el análisis de Pablo Fernandez (Rentabilidad de los Fondos de Inversión en España 2000-2015). Creo que es obligatorio leer ambas fuentes… y como resultado me estoy pasando a fondos value e indizados.

    Un saludo,

    Homo Investor

    1. Hola Homoinvestor!
      Encontré el otro día esta cita de Munger y me encantó. Encaja perfectamente con la idea de inversión pasiva:-D
      Creo que problemas como el que tenemos en la actualidad con las pensiones la gente está recibiendo una motivación externa para formarse en estos temas y la gente que empezamos un poco antes debemos ayudar a que todo el mundo encuentre su filosofía inversora.
      El estudio que comentas de Pablo Fernández lo menciono en este post.
      Me parece interesante pero su conclusión es un poco rebuscada ya que en el estudio compara todo tipo de fondos, incluyendo monetarios…
      De todas formas, cuántos más estudios se publican, más evidencias sobre la superioridad de la indexación en el largo plazo.

      Un saludo!

      1. Hola Alejandro,

        Para mi la conclusión del informe de Pablo Fernandez es que si haces selección de fondos estos tienen que ser value… también es cierto que Bogle estaría en desacuerdo con esa conclusión.

        Espero que tengas razón con lo de la cultura financiera aunque lo suyo es que explicaran estas cosas en la escuela (y quizás eliminaran otras menos relevantes).

        Un saludo,

        Homo Investor

  2. Hola Alejandro,
    Ahí te dejo mis biblias financieras ‘ NO SALGO DE CASA SIN ELLAS!!’

    -Common sense of investing by John Bogle
    -Common sense on mutual funds by John Bogle
    -The four pilars of investing by William Bernstein
    -The intelligent asset allocator by William Bernstein
    -Bogleheads, a guide to investing by Taylor Larimore , Mel Lindauer, Michael LeBoeuf
    -Bogleheads Guide to Retirement Planning by Taylor Larimore , Mel Lindauer, Michael LeBoeuf
    -The permanent portfolio by Harry Browne
    -Fail safe Investing by Harry Browne
    -The intelligent investor by Benjamin Graham
    -Your Money and Your Brain by Jason Zweig
    -A Random Walk Down Wall Street by Burton Malkiel

    1. Muy buena colección!! Algunos que mencionas los tengo en mi lista de futuribles 😉

      ¿Aconsejas “Common sense on investing” tras haber leido “Common sense on mutual funds” y “Bogleheads’ guide to investing”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *